El Gobierno boliviano prevé la construcción de un Centro de Investigación Nuclear y tres centros de Medicina Nuclear.
En menos de un siglo, la tecnología nuclear, que aprovecha la radiactividad, ha permitido importantes avances en diversos campos como medicina, hidrología, ambiente, minería, exploración espacial, entre otros.
Bolivia ha encarado serios proyectos para el aprovechamiento de la tecnología nuclear, especialmente dirigidos al área de la salud. Por ello, en septiembre de 2017, la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) y la Corporación Estatal Rosatom de Rusia firmaron un contrato para el proyecto no energético Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear (CIDTN), en la ciudad de El Alto, que tendrá aplicaciones en medicina, agricultura y ciencia.
De acuerdo con información proporcionada por Rosatom a Energy Press, la configuración del CIDTN incluye un complejo ciclotrón radiofarmacia para la medicina nuclear, planta multipropósito de irradiación de productos agrícolas y materiales, así como un reactor nuclear de investigación de baja potencia y laboratorios para investigaciones científicas y capacitación de especialistas. Ya se cumplió con los contratos de estudios preliminares y evaluación de la infraestructura nuclear de Bolivia suscritos en 2016.
De la misma manera, Rosatom capacita personal para el trabajo en el campo nuclear, que es una tarea sumamente importante. A propósito, el interés hacia las especialidades nucleares durante los últimos tres años creció de manera considerable. En el 2016 fueron dos estudiantes a Rusia, en el 2017 ya eran 13 personas y este año van otras 35. Eso evidencia el interés que tiene la juventud boliviana hacia el trabajo en el futuro CIDTN y en general en el campo nuclear de Bolivia.
Para Ivan Dybov, presidente de Rosatom América Latina, Bolivia entrará en el grupo de países que poseen tecnologías nucleares para fines no energéticos. “Por ejemplo, para medicina es muy importante para el diagnóstico temprano y tratamiento de enfermedades oncológicas, cardiovasculares y neurológicas. Los líderes de este campo en la América Latina son Brasil, Argentina y México”, señaló.
Al mismo tiempo resaltó que el uso de tecnologías nucleares para descontaminación de alimentos abrirá nuevas oportunidades de exportación de productos agrícolas bolivianos.
Componentes
De acuerdo con información de la ABEN, el CIDTN tendrá tres componentes:
• El Centro Nacional Ciclotrón-Radiofarmacia: es una instalación que producirá radioisótopos y radiofármacos que posteriormente serán utilizados para identificar enfermedades oncológicas, cardiacas y neurológicas de manera certera y segura, a través de equipos de alta tecnología PET/CT (Tomografía por Emisión de Positrones).
La tecnología nuclear, en medicina, permite detectar alteraciones mucho antes de que las enfermedades sean clínicamente descubiertas. Todas las prácticas son de tipo no invasivo y carecen de efectos adversos para la salud.
• La Planta Multipropósito de Irradiación: es una instalación que brinda servicios de irradiación y esterilización a escala industrial y semi-industrial para distintos tipos de productos alimenticios, biomédicos, cosméticos, farmacéuticos, además de la esterilización de insumos médicos.
Es un medio efectivo para la reducción de la carga bacteriana de productos agroindustriales, lo que favorece a la seguridad e inocuidad alimentaria y la extensión de vida de estos productos.
• Reactor Nuclear de Investigación: es un sistema tecnológico en el que se producen reacciones nucleares de fisión en cadena, de manera controlada, destinados a la investigación, capacitación y prestación de servicios.
Se constituirá en una herramienta fundamental para la ejecución de programas de formación y capacitación de los futuros científicos bolivianos en el campo de la ciencia y la tecnología nuclear.
Entrevista
IVAN DYBOV – Presidente de Rosatom Latin America
“Los centros nucleares son seguros”
¿Cómo está la energía nuclear en materia de seguridad en el mundo y cómo prevé que se aplicarán las medidas en Bolivia?
Los centros nucleares, como uno que se construirá en El Alto son absolutamente seguros para la población, los funcionarios, y para el medio ambiente. Una de las garantías de lo cual es un estricto control del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, en todas las etapas de la implementación del proyecto: elección de sitio de emplazamiento, diseño, construcción y funcionamiento del centro.
¿Qué beneficios traerá la medicina nuclear para el país?
La medicina nuclear es uno de los procedimientos más comunes y cotizados hoy en día en todo el mundo. Según los datos de la Asociación Nuclear Mundial (WNA), anualmente se realizan en el mundo alrededor de 40 millones de procedimientos de medicina nuclear – para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades oncológicas, neurológicas, cardiovasculares. Los radioisótopos se aplican en más de 10 mil hospitales en todo el mundo.
Los radioisótopos más comunes son Tecnecio-99m y Iodo-131. El Tecnecio-99m se usa principalmente para obtener las imágenes diagnósticas de esqueleto y corazón, así como del cerebro, glándula tiroides, pulmones, hígado, riñones. Y la terapia de Iodo-131 cura las enfermedades de tiroides y otras.
La aplicación de innovaciones nucleares en medicina abarca un espectro muy amplio de tareas.
Por ejemplo, con la medicina nuclear se puede examinar el flujo sanguíneo cerebral, el crecimiento de huesos, el funcionamiento del hígado, pulmones, corazón, riñones, etc., estando la oncología en el centro de la atención de medicina nuclear.
Las tecnologías nucleares se usan en Bolivia hace ya unas décadas; sin embargo, con la actual implementación de los proyectos especializados, como el CIDTN, los centros de medicina nuclear, serán más accesibles para la población.
Opinión
Francesco Zaratti – Analista en energías
La forma más precisa y eficaz de tratar enfermedades
La iniciativa de construir nuevos y modernos Centros de Medicina Nuclear es una buena noticia, debido a que los enfermos de tumores tendrán acceso a sistemas de diagnóstico y de tratamiento con lo último en tecnología nuclear los cuales, sin ser la única forma de combatir esas enfermedades, son una de las más precisas y eficaces.
En realidad se trata de estructuras hospitalarias muy diferentes del Centro Nuclear que se planea construir en El Alto, cuya finalidad es poner la tecnología nuclear al servicio de la industria, la agricultura y la farmacología, además de construir el polémico y carísimo reactor de investigación. Por esa razón no se entiende por qué los Centros de Medicina Nuclear deberían depender de la ABEN en lugar de los hospitales que los alojan.
Por otro lado, encuentro muy positivo que el Gobierno, después de varias declaraciones ambiguas y poco informadas de sus máximas autoridades acerca de la Energía Nuclear y sus usos, esté ahora prestando atención a las prioridades de la población en el área de las aplicaciones de la ciencia nuclear, como es el servicio a la salud, y no a desvaríos acerca de quiméricas e innecesarias centrales nucleares.

Originalmente publicado en Energy Press Energía&Negocios el 21 de agosto de 2018.

Enlace: http://www.energypress.com.bo/bolivia-se-abre-a-la-tecnologia-nuclear/
                                                                                      Gerente de Relaciones Públicas

                                                                                      Everton Rocha

                                                                                      +55 21 3553 9390

                                                                                      rochae@rosatomal.com.br